Quien fuera bebé…

El diseño para niños ha evolucionado muchísimo en los últimos años, desde un simple biberón hasta los materiales de los juguetes, pasando por el mobiliario, todo está hecho para la seguridad y la comodidad. Hace 30 años los pañales se lavaban, los biberones eran de cristal y las cunas de barras de metal.Los parques infantiles eran lugares peligrosos de los que más de uno tenemos recuerdos grabados en nuestra piel y aún así aquí estamos para maravillarnos con los nuevos diseños, que nos harán la vida más cómoda a la hora de criar a nuestros hijos futuros.
Este moisés de la marca danesa Leander es una muestra de lo que han cambiado los tiempos, probablemente en su diseño haya reminiscencias antiguas, se necesita mucho espacio y parece una especie de cunita hecha a base de troncos. pero es ideal para el bebé ya que al estar suspendido y moverse con el propio movimiento del bebé le recuerda su estancia en el útero materno.

Si te apetece comentar puedes hacerlo aquí