fbpx

Un año de pandemia

by Alicia

Este es mi primer post de 2021, un año después y batiendo récord porque ya estamos en marzo. El 2020 fue el año que pasará a la historia mayormente por el inicio de la pandemia por Covid19, aunque en nuestras historias personales seguro que habrá alguna otra cosa que añadir.

En mi caso, el 2020 fue el año en el que menos escribí en el blog y compartí en redes sociales desde que estoy por aquí. La razón principal fue desconectar de todo a nivel personal, ya que el profesional me obliga a estar conectada 8h al día. Un descanso necesario para el cerebro, ya de por sí agotado de tanta información y en tensión por el desconocimiento, por vivir una situación nueva (que solo habíamos imaginado en películas) y por la preocupación por la familia y los amigos.

En ciertos aspectos soy afortunada, para mi el teletrabajo no es algo nuevo y, aunque creía que había dado un gran paso alquilándome un espacio para trabajar en 2019, tuve que dejarlo y volver a casa. Trabajar en casa es complicado, aunque Pirata está encantado de tenerme cerca todo el día, pero cuando hay una pandemia ahí fuera y quieres seguir en contacto con tu familia cercana la única solución es aislarse más y crear la famosa burbuja.

He echado de menos a mis amistades, estar más con mi familia, viajar, en un año que esperaba volver a hacerlo a lo grande, la música en directo y algo tan sencillo como respirar sin mascarilla. En casos puntuales, en los que no tienes a nadie alrededor, en un espacio abierto el poder llenar los pulmones y sentir el viento en la cara es un pequeño regalo,. Qué fácil es ahora valorar cosas sencillas que ni siquiera sabíamos que podríamos llegar a echar de menos.

No he dejado de pensar en todas las personas que han padecido/padecen la enfermedad, los que se han ido, los que además de estar preocupados por la pandemia, tienen que añadir la preocupación de perder su empleo o de tener que acudir a sus ahorros para poder seguir adelante. Me he sentido afortunada por no haber vivido el contagio de covid de cerca y que mi familia y amigos sigan bien y de conservar mi trabajo que, siendo autónoma, en las primeras semanas de la pandemia creía que resultaría difícil mantener.

En Abril del 2020 publicaba el Manifiesto Covid, que hablaba sobre las prediciones sobre qué nos traería esto. No sé si cambiarán algo las cosas, supongo que todo empieza por mirar hacia adentro y pensar si en nosotros ha cambiado algo. ¿En qué nos ha cambiado esta pandemia a nivel individual?, ¿aprenderemos algo?, ¿nos convertiremos al minimalismo?, ¿nos preocupará más el medio ambiente y las condiciones y el respeto hacia los animales?, ¿reciclaremos más?, ¿cambiarán nuestros ídolos y referencias?, ¿viajaremos diferente?, ¿veremos más el origen en las etiquetas de los productos que compramos?, ¿compraremos en las tiendas de proximidad?, ¿nos preocuparemos de dejar beneficios en nuestros pueblos y ciudades?

Supongo que muchos de vosotros habréis experimentado algún cambio, es inevitable cuando estás tiempo a solas y no puedes salir de tu hogar. Sé que para muchos los cambios han sido y son duros, a otros nos ha acercado más a quienes somos, nos ha permitido crecer más, nos ha dado algo de paz y perspectiva sobre qué queremos y qué no queremos en nuestras vidas.

No ha sido ni es fácil, todos apelamos a esa palabra que ya conocemos: resiliencia, al no saber si seremos capaces de afrontar los golpes hasta sufrirlos… para muchos esta pandemia es un golpe de tantos, para otros la última batalla, para la mayoría confio en que un cambio para bien por el futuro de la humanidad y el planeta.

Comencé a escribir este post en 2020, lo publico en marzo de 2021 en presente, pero con la esperanza de que podamos recuperar algo de lo que teníamos pronto. Cuando lo escribí todavía no se había anunciado una vacuna, y ya hay un rayito más de esperanza.

Ahora tengo algo más clara cual sería la respuesta a todas esas preguntas que me hacía a mediados de 2020, porque cada día cuando leo las noticias, incluso con virus todo parece seguir igual. Cambiará el que así lo quiera, el que haya aprovechado el tiempo para ir más allá, para autoconocerse y reconocer su lugar en el mundo, el que haya sabido reconectar con su esencia y con lo esencial, el resto seguirán haciendo ruido, saltándose el confinamiento, el turno de vacunación o negando la pandemia.

Aprovecho para recomendaros un par de cosas que han hecho más llevadero el stress asociado a la pandemia, y no son recetas de bizochos aunque podría :)

MEDITACIÓN: La serie Headspace de Netflix, es una guia para aprender sobre la meditación y a meditar que es genial para liberar de ruido la mente y tiene unas animaciones fantásticas. También existe la versión para dormir bien. Podéis probar también con apps como Petit Bambou para el móvil.

MÚSICA: Las listas de Spotify Ambient Relaxation y Yoga & Meditation y una recopilación de cosecha propia con la que evadirme:

LIBROS: Mi biblioteca ha engordado y eso que tengo más estanterías pero creo que mi legado en papel será contundente :) Os dejo un recopilatorio de libros que tengo o que quiero, para expandir la mente creativa y podéis ver AQ

Más inspiración en:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.