Mi escritorio personalizado con vinilos decorativos

by Alicia

Las soluciones económicas para cambiar la apariencia de un mueble o la decoración de una habitación son cada vez mayores. En esta ocasión he podido comprobarlo y estoy más que satisfecha con el resultado.

Mi escritorio es heredado, fue el escritorio de mi primer ordenador y tiene alrededor de 20 años. Es un mueble de oficina con nada de encanto la verdad, pero robusto y estable, seguro que siguen fabricándolo.  Mide 120×160 e incluye una cajonera de 3 cajones con cerradura. No es de madera maciza sino de aglomerado y está chapado en pino, así que la idea de cubrirlo o pintarlo para actualizarlo llevaba rondando mi cabeza un tiempo.

Quería algo versátil que me sirviera para trasladarlo a cualquier ambiente, independientemente del color de las paredes o la carpintería de la vivienda, que fuese reversible y no dañase los materiales originales. Para todo ello el vinilo decorativo es la mejor opción.

Los vinilos elegidos son de lokoloko, una tienda online española de vinilos decorativos de alta calidad (y se ve en el resultado).

Creo que en este tipo de productos es importante conocer sus características, en este caso se trata de vinilos producidos en España con tintas ecológicas, antialérgicos y libres de sustancias cancerígenas.

Os parecerá una tontería, pero lo primero que hice al recibirlos fue olerlos, para mi es fundamental que los plásticos no huelan, sobretodo teniendo en cuenta que voy a estar pegada a ellos un mínimo de 8 horas al día.

Me decanté por el blanco (no era raro que sucumbiese…) y para darle otro toque lo combiné con el acabado madera roble blanco. Me puse manos a la obra con un fin de semana por delante. Colocarlos no es difícil, aunque me sirvieron de mucho los vídeos explicativos de lokoloko en su web y canal de Youtube.

No voy a negar que el wrapping es un trabajo laborioso, parece fácil pero hay que emplearse bien, tener paciencia, ser cuidadoso y sobretodo planificar. Medir bien todos los elementos, tener a mano cúter y tijeras bien afiladas y la cinta de carrocero, además de una tarjeta plástica o algo similar para extenderlo y un buen espacio en el que movernos.

Me han quedado algunas burbujas que se quitan muy bien con un alfiler y algún detalle en la cajonera porque cubrí también los laterales de los cajones, pero son pequeños defectos que pasan totalmente desapercibidos.

He conservado los tiradores originales aunque no me entusiasman, pero al llevar dos tornillos a una distancia concreta hacen más difícil encontrar sustitutos. Podrían cambiarse creando otros agujeros y no se verían al taparlos el vinilo, pero preferí no agujerearlos más.

Os puedo decir que todos los que lo han visto la mesa han alucinado con el cambio, queda bien y no imaginaban que un par de rollos de vinilo pudieran dar un efecto tan realista a los muebles. Es una opción que podéis plantearos para cualquier mueble de vuestra casa, siempre que sea de cantos lisos.

Si queréis ver todas las posibilidades de los vinilos decorativos para muebles o estáis planteándoos algo similar, pinchad aquí y fijaos en la cantidad de opciones disponibles.

¿Qué os parece el cambio?. Yo estoy encantada porque con la mesa blanca incluso cambia la luz del flexo y le da un aire más moderno a mi micro estudio, me gusta especialmente el tacto mate y es muy fácil de limpiar. Lo próximo pintar esa pared…

¿Los habéis utilizado en alguna ocasión?  Las fotos están hechas en condiciones diferentes porque antes de empezar el sol y el calor apretaban y al terminar estaba nublado y ha vuelto el fresquito, ¡por fin!.

 

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Más inspiración en:

9 comments

Alize 28/06/2017 - 18:39

Ha quedado genial, además el blanco da más sensación de limpieza y orden. Y seguro que hasta hace que parezca que la mesa es más grande :)
¡Besotes!

Reply
Lokoloko 28/06/2017 - 13:32

Te ha quedado más luminosa la habitación ¡Qué gustazo!
Esperamos que trabajes muy a gustito con tu mesa forrada :)
¡Muchos saludos Alicia!

Reply
Alicia 28/06/2017 - 15:06

Adoro el blanco! y me reafirmo con esto. Ha sido una solución perfecta. Gracias por asesorarme tan bien!! Creo que a partir de ahora le veré a todos los muebles posibilidades con los vinilos ;)

Reply
Sonia 28/06/2017 - 13:29

Te ha quedado muy bien. Y encima resiste el uso del ratón, yo también tengo un Lokoloko :)
Tengo a mi mouse blanco dándole ya 1 año y medio y está igual .

Reply
Alicia 28/06/2017 - 15:04

Hola Sonia,

Yo soy de tableta gráfica, el ratón me dejaba k.o. la muñeca. Por ahora no puedo decir mucho de la resistencia porque acabo de estrenarlo, pero la verdad es que al ser mate me encanta el tacto.

Reply
Lidia Renolini 28/06/2017 - 13:14

Quedó divino !!!! Pero porque no pintado? ?? Que inconveniente veías en la pintura ???

Reply
Alicia 28/06/2017 - 15:03

Hola Lidia,

Pintar es algo que me planteé,utilizando chalkpaint pero hubiese sido el triple de trabajo.
Para pintar bien tendría que desmontar la mesa, lijar algunas partes y empapelar el suelo para no manchar nada, dejar secar,…
Con los vinilos decorativos no tuve que desmontarla, no manché nada, terminé en un par de tardes y pude usar la mesa al momento.
Para mi, en este caso concreto, es la mejor solución, con la ventaja de que si algún día quiero volver a cambiar la mesa sólo tendré que retirarlo o cambiarlo por otro, con la pintura volver al estado original sería mucho más laborioso.

Reply
Montse Llamas 28/06/2017 - 12:10

Qué lejos de aquellos vinilos brillantosos y feos que hacían antes! Menudo cambio el escritorio. Mola mil.

Reply
Alicia 28/06/2017 - 15:11

Y tanto que han cambiado, con ellos ahora hay un montón de posibilidades, cubrir paredes, suelos, muebles y con unos acabados que sorprenden. Yo llegué a plantearme de todo con esta mesa, quien me iba a decir que la solución para cambiarla iba a ser tan fácil. Me alegra que os guste la verdad, los muebles de oficina son tan feos… pero sólidos, eso sí. Un abrazo!

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.